El infinito dura 10 minutos, la llorona es una carretera y el nuevo libre comercio




El Perú es un bocado de cardenal. Y es que aquí pasa lo inesperado, lo indescriptible. Lo supe cuando el otro día miraba la tele y apareció un comercial promocionando algo de Movistar, a lo que no le presté atención. Pero volvió a pasar y ahí lo vi: Llamadas ilimitadas a un movistar a solo 7 soles. Genial! pensé yo, pero, aguzando la vista, conseguí leer las veloces letras pequeñas que siempre dicen la verdad. Y la verdad es que las llamadas ilimitadas corresponden a 10 minutos. Esto es algo extraño. Tal vez estemos frente al descubrimiento de una nueva forma de concebir el tiempo, una nueva curvatura que Einstein no vio pero que Movistar sí. ¿serán los nuevos genios de la relatividad? ¿Será cierto eso, Stephen Hawking, o tal vez lo más sano sería hacer que a Movistar se la trague un agujero negro, con los de la línea 123 dentro?

jejejejeeeeee


Tal vez los agujeros negros serían la mejor opción. Pero sandeces y lapsus existen desde la creación misma del mundo, hace un huevo de años y esas cosas, aunque se las trague un agujero negro, quedan. Como el roche de Alan diciéndole llorona a Lourdes Flores, para luego decir que en verdad hablaba de la carretera de la llorona y no de una tía llorona. Quién lo entiende. Tal vez era una intrincada metáfora de la nueva aventura política de Lulú camino al 2011: sale disparada por la carretera, va pérdiendo gas, se le pincha la rueda, todos la pasan y acaba, en efecto, como una llorona. Ironías de la vida.
Una ironía, tal como la que pasó el jueves cuando me enteré que quien inspiró un post sobre las vacas sagradas en este blog, es ahora mi profe en la facultad. Muy raro.
Así como raro es que la crisis económica del mundo haya llevado a una reinvención de los tratados de intercambio comercial, o de cualquier tipo. Así como nosotros le abrimos las pier.. digo, puertas a Chile, pues el señor Rodríguez Zapatero, quizás pensando en matrioskas, lanzó hace un tiempo la vanguardista idea de un nuevo tipo de intercambio con Rusia. Nada menos que un acuerdo para follar. Que viva el libre comercio! y quien lo critique será, además de rojo, caviar y socialista, reprimido.



Claro, tal vez aquí la solución del agujero negro sería más difícil pues es una medida evidentemente popular. Quién sabe si es que se lleve a la práctica pero, como digo, seguramente contará con el voto unánime de todos. Tal vez eso haga que ya no existan lloronas. Por eso, que viva el libre comercio y que las vacas sagradas sigan donde están.

2 comentarios:

Javier B dijo...

yeee... follemos y que vivan los james, felicidades!1

Nak dijo...

Para mí no es que el infinito dure 10 minutos, sino es otro de los tantos servicios pueriles que nos ofrece Robofónica. ¬¬

Happy B-day!