Crónica de AREOPUERTO

El miércoles tuve una experiencia reporteril involuntaria. Qué cobertura de los debates en el Congreso ni qué nada, yo no tuve la culpa. Las circunstancias me empujaron a ir al aeropuerto (o como dicen los cobradores de combi: AREOPUERTO) a ventilarme y cansar las piernas persiguiendo a una estrella de esas que llegan tan seguido por estos lares y que no voy a ver. Y acá les cuento lo que pasó, siempre con el estilo imparcial y festivo que caracteriza a este, su blog farandulero. Tiembla Deysi Ontaneda.

Resulta que estaba yo en medio de mi enorme hueco (de horas) entre clase y clase pensando en la manera de ganarme la recompensa por la captura de Rómulo León cuando recibo la llamada de mi amigo fan de Kylie cuyo nombre empieza con L, termina con O y tiene una AL en el medio reclamando urgentemente mi presencia en el primer terminal aereo del Perú pues, según le habían dicho los pajaritos, Kylie Minogue estamparía su chata presencia a las 5pm. Presurosa, con mucha curiosidad y pocas ganas de ir a clases, me embarqué en una combi y llegué puntual. Esto fue lo que encontré. De Kylie, nones.

Señor, ¿está Kylie?

Cuando llegué encontré, ademas de mi compañero, a algunos kylers (no kyliecólicos) quienes muy nerviosos esperaban la llegada de su diva. Conversé un rato con uno de ellos y cuando finalmente descubrió que yo no era kyler sino una simple y vulgar sapa me mandó una mirada de desprecio que para qué les cuento, además de decirme que me perdía del cielo al no ir al show en el Monumental. Veo que hay tantas visiones del espacio celeste como iglesias evangélicas. Es el show de la fe, como reza el cartel de una iglesia de esas por la avenida Colmena.

Continuando, mientras conocía a más fans, me percaté de una encuerada y pelucona pandilla que rondaba por ahi cerca esperando a alguien, a The Jesus and Mary Chain, quienes al rato aparecieron y sin Scarlett Johansson. Y eso sí que fue triste. Pero firmaron autógrafos y se tomaron fotos. Eran dos, uno igualito a Matthew Barney (el dorima de Björk) y otro igualito a Pedro Almodóvar. Just like honey.

¿Ya ves? Te dije que bajáramos en Chile!

Y luego de ese ratito, una rápida transición hacia la noche, una ida al baño, más fans que llegaban, un cono de helado en McDonalds, la llegada de bjorkhólicos, fotos para etiquetar, conseguir papel y plumones, otra ida al baño, una escuchada a Paper planes de M.I.A, una escuchada a la radio, dos chequeadas a la pantalla de llegadas y una vueltita por ahí; dieron las 8 y media y se suponía que ya llegaba (después de como 5 vuelos). Eso ya se parecía al chiste del chanchito verde. O sea, un rocón.

Pero de pronto los rumores comenzaron, los nervios arreciaron, los fans saltaban cual gusanos y de pronto resulté arrastrada por las masas histéricas hacia afuera de salidas internacionales,tomándole fotos a mi amiüito con fulanos (as) que resultaron ser bailarines de la Kylie. Mientras, otra bjorkhólica recolectaba autógrafos dando lugar a la que fue de hecho la frase de la noche:

-Agua de Manzana: ¿De quién es el autógrafo?
-Bjorkhólica NN: No sé.........jajajajajajajaa

Pero, de hecho, mi amiga bjorkhólica vino preparada para todo, preparando primorosamente su cuaderno para que Kylie, o quien sea que llegue estampe su firma:

Acá pe

Y un rato después, todos a una puerta al costado de la salida común. Los ánimos se exaltaban, los gritos comenzaban.....y de pronto...........KYLIEEE......no, no es ella (acá procede risa de Nelson Rufino: jaaaa jaaaa!) Qué roche.

Aich, ella no es!

En fin, luego de ese primer lapsus histérico - colectivo sucedió. La chata salió, y lejos de sobrarse saludó y se acercó a firmar autógrafos. La gente estaba en extasis y mi amigo al borde del paro cardiaco. Un desfibrilador plis. Mi cámara, luego de haber pasado horas probándola, me falló justo en ese momento, poniéndose lenta y finalmente anunciándome que la tarjeta de memoria estaba llena. D'oh!. Pero al menos pude captar la mano de Kylie firmando un autógrafo y el autógrafo. Algo es algo.




Pero sin duda el más contento fue mi amigo. Feliz por su autógrafo fresquecito, bañado en lágrimas y al borde de un colapso, prometiendo ir a buscarla al hotel. Mientras tanto yo quedé súper divertida con esta crónica histérica pero con un gran dolor de cabeza. No todos podemos ser felices como mi amigo. Su cara lo dice todo, ¿o no?

El niño símbolo de Kylie en Perú

4 comentarios:

Javier dijo...

NO JOOOO Q SE TE LLENÓ LA MEMORIA EN EL MOMENTO PRECISO!!!!!


no me parece nada justo y tienes razón, aquellos de the jesus and mary chain debieron haberse bajado en santiago y no aqui donde... ¿son conocidos?

Lalo dijo...

You Bitch! Como te atreves a poner esa foto! XD Dios que cronica! Si no hay ser mas feliz que yo! Ver a Kylie en el aeropuerto, ver a Kylie en el hotel! (asomando su hociquito por un huequecito XD) y ver a Kylie en Concierto, y no solo en Super VIP, sino en PLATINUM, si amia, la vi en PLATINUM! ya leeras mi cronica! XD Gracias por estar ahi conmigo... Eres LA MEJOR AMIGA que una leca honoraria pueda tener!...

Chechi dijo...

The jesus and mary chain si sin conocidos, que tu no sepas quienes son es otra cosa jajajajaja....
Y para la próxima por la bjorkcita que llevo la cámara sony y no esa lumix de porquería XD

Mandr dijo...

al menos el caos multicolor ya pasó... ahora se viene la histeria en zona odito! ñaaa tiembla chechieme xD