Indecencias

A todos nos enseñaron (o bueno, al menos a mí) que la vergüenza empezó con Adán y Eva, la firme, no la que dejó su camioneta botada en la Cato. Y es que cuando la atolondrada de Eva mordió la manzana el mundo, incluyendo el Perú, se jodió.

Y así es como empezó la vergüenza. Pero lo que nadie nos explica es por qué la vergüenza tiene que estar concentrada en esas partes que nos diferencian. tampoco se explica qué leyes físicas hacían que Adán y cia. pudiesen sostener con admirable equilibrio las hojitas de parra que cubrían sus partes pudendas. Hubiese sido bueno saberlo, para que, por ejemplo Indecopi tuviera una alternativa que ofrecer al pezweon, discriminado por llevar impúdicamente lo que pudorosamente guardarse debe. Tal vez unos calzoncillos Boston sirvan, en caso de no conseguir hojas de parra.

O tal vez una versión foto realista

Pero, ¿es justo decir que el mundo (insisto, incluyendo al Perú) se jodiò por la vergüenza?¿No hay otras cosas peores que esas las que nos joden día a día, las 24 horas? Por ejemplo, el tráfico. Lo que en tiempos a.C (Antes de Castañeda) nos tomaba media horita, hoy es un infierno long play. Puedes hasta romper récords haciendo viajes de 2 horas en una ruta que toma 45 minutos, como yo. ¡Yupi! ¿dónde está la revista Guiness? Ah, ok, está terminando de medir el turrón más grande del mundo.

Me temo que no tengo sitio...

Y es que a veces una quisierea ser como los locos. Calatos, idos y por encima de las leyes del espacio, tiempo y supervivencia, como los borrachos. Fundamento mi afirmación en un caso que vi. hace un tiempo apareció por mi barrio una loca calata. Y andaba así,libre y calata por las calles, se quitaba a tirones la ropa que algunos le daban y no sé si comía, pero pasaba puntual por el frente de mi casa, después de la loca que azotaba la reja de la puerta.

A falta de loco calato, perro calato

Cierto día no la vi más. Asumí que la llegada del invierno hizo lo suyo hasta que un día, conversando con un amigo, le conté la historia de la loca calata. El me dijo que había una exactamente igual a la que le describí en su barrio. Eso no sería nada raro si es que no viviésemos en los lados opuestos de Lima. ¿Qué pasó? ¿Será la misma? A partir de ahí empecé a creer en el misterioso poder de los locos, algo que ni Newton ni Einstein lograron descubrir a tiempo. Qué loco.

5 comentarios:

Nak dijo...

Será la misma loca que vio mi hermana tirando piedras a las combis y que salió en las noticias siendo llevada por serenazgo?? Quién sabe?

Es obvio que este post descarta los nudistas jeje..

Samantha Núñez dijo...

yo tb vi una loca calata por mi casa, por la encalada... habra sido hace dos años... Sera la misma o sera una moda q se puso in entre los locos? xD

PatriZia dijo...

SI VEZ UNA LOKA KALATA EN SAN MARTIN DE PORRES KORRIENDO POR LA AVENIDA ZARUMILLA SOY YOP........ MUERE CASTAÑEDA MUERE....

Bolón dijo...

Hablan de esta??, todas las noches pasa por mi casa... aunque yo quisiera que antes pasara por las armas...

Bolón dijo...

Hablan de esta??: todas las noches pasa por mi casa... aunque yo quisiera que antes pasara por las armas...