Horror, la Navidad

Llega con ofertas y al revés. Nos promete nieve y milagros en la calle 54 pero nos da un calor de eme y el único milagro es superar a tiempo a quienes tuvieron la misma idea que tú de salir a hacer las compras el 24 de diciembre a las 6 de la tarde. Pero eso ya lo sabemos, así como sabemos lo absurdo de meterse un atracón a media noche y acabarla con una taza de chocolate bien calentito (para el calor) Pero la Navidad, al menos a mí, me intriga, me da curiosidad por algunos misterios que, a estas alturas, aún no logran ser resueltos. Venga, olvide por un rato las luces, el árbol y el puré de camote. Explore su lado grinch que eso no hace daño.


Como que falta un poquito de maquillaje


Primero lo primero. Creo que la navidad es tal vez la fiesta más WTF del año. Las razones se caen de obvias: Es una fiesta de amar y compartir, pero tenemos que trancar bien las puertas para que el ladrón no se robe el paquete. Papá Noel no tiene traje de verano, es un viejo de hábitos polares, resignado a los vaivenes climáticos del mundo y que vaga por las calles enfundado en abrigadoras ropas bajo la canícula del mediodía. Si al menos adelgazara un poquito.


Asu qué frío


Pero basta de mentiras. Supongo que a estas alturas todos saben que el Papá Noel que ven asándose en la calle dando agónicos jojojo no es el mismo. Es más, no existe. Y si existe, toma coca cola y por lo tanto, es símbolo de la alienación gringa, esa misma que Velasco quiso evitar prohibiéndole la entrada y cambiándole el nombre al niño que nace todos los años por el de Manuelito. Ahora entiendo por qué hay tantos Manuel que nacieron el 25 de diciembre. Primer misterio resuelto.

Con que Papa Noel no?


Lo segundo es lo de los villancicos. Supongo que a alguien le parecerán bonitos, incluso comprarán, presurosos, un enésimo cd con la recopilación de los mejores (¿no te has preguntado por qué siempre desaparece el cd de villancicos de la casa?) Pero los villancicos también pueden ser un arma de tortura a la que Amnistía Internacional debería prestar atención. Sobre todos si vas a Metro y ves a los pobres trabajadores con la mirada vidriosa y perdida, totalmente alucinados por escuchar, las 24 horas del día, de lunes a domingo, las mismas 5 majaderas canciones navideñas. Las mismas, en versión navidad, merengue y hasta en 12 pulgadas. Eso es un arma de tortura, una manera de mantener a las ovejas en el rebaño sin chistar. Segundo misterio resuelto.


Día a día, dale que dale


Lo tercero: Los Toribianitos. Chibolos con la pubertad en ciernes, mismo traje rojo pasión, chalequito apretado y bailes contorneados y bien coordinados. Una envidia de baile. Y las mismas canciones en remix y merengue, otra vez. Un clásico, una tortura, una razón para considerar el suicidio adolescente. Pero seguramente tú, varón, anhelabas en secreto ser un Toribianito así como yo deseaba una cartuchera con pianito. Y después se quejan de tantos Downtown.




Pero regresemos a los villancicos. Simpáticos y muy navideños, algunos tienen ciertos niveles de abstracción que llevan a preguntarnos por ejemplo, cuál es la línea argumental que une al hecho de que la virgen se esté peinando con que miremos cómo beben los peces en el río. O que otro diga que: "como a todos los niños les gusta sentir panderos, yo salí, compré uno, vine corriendo a traerlo". Esto no tendría nada de malo si es que una de las acepciones de pandero según la RAE, es culo. Ahí cambia la cosa. Perversa navidad.

Pero ya qué importa, si quieren celebrar, celebren y con mucho pavo de madrugada, chocolate con leche y su panetón de más. Mientras, Papá Noel sabrá qué hacer en estas fechas.


Líquida navidad


Supongo que los amarillos trabajadores de Metro también querrán acabarla así.


3 comentarios:

Franco dijo...

Que... PapaNoel... NO EXISTE!???

SNIF!!

Oe que Grinch. La NAvidad es huachafa y chevere! Se te olvide que todos le ponemos MANZANAS a un pino y encima lucecitas. Y en el nacimiento de mi tia habian elefantes y pinguinos junto al burrito.

La navidad es lo maaaximo. Aunque no deberiamos comprar NADA, para que sea verdadera navidad.

Nak dijo...

Siempre pero siempre hay ciertos pecadillos que hay en cada época de fiestas incluso enla navidad...donde el compartir y amar a veces se hacen a un lado y persiste la inseguridad (suave con el choro), la desilusión ("Papa Noel no existe...es un tío aburrido y cansado de vivir que se muere de calor ¬¬), la tortura (toribianitos y cohetones XPP!), y el atracón (negocio redondo para la Sal de Andrews)!

No quiero darme la imagen de un aburrido aguafiestas por tanto les deseo que "traten" de tener una feliz Navidad!:)

Saludos!

Seamos lecas dijo...

Q post tan bravazo!!!