Secuestro pop

Ingrid Betancourt, en su gira mundial "Secuestrada pero Cool", hizo una parada en Argentina donde se reunió con la presidenta Cristina Fernández y Madonna quien, al estilo Bono, no quiso perder la ocasión de aparecer haciendo algo importante por alguna vez en su vida. Haciendo gala de sus elásticas habilidades, la Ciccone eludió los fuertes cordones de seguridad, trepó las paredes de la Casa Rosada, entró por una ventana y se colocó en el cuadro segundos antes de que el fotógrafo hiciera click.

chicas, digan whisky

La Betancourt llega a tierras argentinas para hacer una única presentación, en la que se rumorea compartirá espacio y coreografías con la diva del pop para estrenar el tema inédito "Don't cry for me Clarita". Luego de ello, su apretada agenda la llevará al Perú, donde planea reunirse con La Tigresa del Oriente, actuar en Bailando por un Sueño e ignorar olímpicamente los discursos zalameros de Alan García, quien la recibirá luego de terminar de limpiar la alfombra de Michelle Bachelet. No se lo pierdan.


3 comentarios:

Javier B dijo...

Jajajajaja!!!!!!

De repente podría hacerse de un espacio en su agenda para poder verse con Cecilia Marín y los Bjorkaholicos... Sería una buena idea ¿No crees?

La administración dijo...

Y todo esto en el marco de la Casa Rosada. Ahora, creo que falta analizar el papal de CFK, si te das cuenta parece que la invitacion a la Betancourt fue la excusa perfecta para que la encarnacion de Evita llegara a la Rosada. Tiene una cara de 'la tocó antes que yo, maldita'. Es decir, la legititmidad de CFK se vio seriamente afectada ante la presencia fantasmagorica de Evita Perón, quien, haciendo gala de su fama histórica y de su encarnación en Madonna, se dio el lujo de desplazar a la jefa de Estado del vecino pais.

Chechi dijo...

Es que CFK no trepa paredes, según veo